1865: abriendo las puertas de la historia

Por: Sabrina López H.

La alfombra roja atravesaba una suerte de selva llena de luces. El sonido del agua se mezclaba con las voces de los invitados, quienes uno a uno llegaban a un lugar que pocos habían imaginado. Detrás de una puerta maciza de metal negro era posible apreciar una exposición de curiosos objetos y preciadas pertenencias de los más importantes representantes de la escena nacional independiente.

Miércoles 26 de abril, 1865 Museo Rock Ecuatoriano abrió sus puertas luego de una larga espera. Los organizadores habían pensado en todo. Cuidaron cada detalle para que esa noche fuera inolvidable, no solo para ellos, que por fin apreciaban el fruto de su esfuerzo, sino para esos luchadores incesantes que nunca perdieron de vista su objetivo: demostrar que en Ecuador sí se hace buena música.
Los artistas ecuatorianos que inspiraron a un grupo de jóvenes emprendedores conocían por primera vez el espacio del que tanto habían escuchado hablar. Mientras recorrían las instalaciones en las que se reconoce su carrera y logros musicales, se reencontraban con colegas que quizás no veían hace tiempo y con otros músicos que talvez habían visto la noche anterior en la construcción de algún proyecto nuevo o en una íntima reunión.
A las 21:30, Sebastián De Trinidad, uno de los mentores del proyecto, subió al escenario del 1865, agradeció la presencia de tan importantes invitados y dio paso al show de la noche. Tonicamo, banda que se abre paso en la industria musical independiente tuvo a cargo la tarea de poner en ritmo al exigente público conformado por productores y leyendas de la música ecuatoriana.
La fiesta había comenzado. Emocionados, los integrantes de bandas como Mad Brain, Mamá Vudú, Suburbia Ska, entre otros, disfrutaban del Vórtex, del Gringa Loca, del Estrella de mar*, junto con platillos de comida nacional, haciendo el lugar aún más suyo.

 

Esos rostros que muchos han visto llenos de adrenalina y pasión sobre un escenario, esta vez gozaban de una noche preparada solo para ellos, para que estuvieran seguros de que su trabajo de años no ha pasado desapercibido y que ya tienen “su lugar en la historia”.

*Tragos de la casa elaborados con licores nacionales.

No Replies to "1865: abriendo las puertas de la historia"


    Got something to say?